O el Sr. Iglesias se vá o el Señor Sánchez le echa

No hace muchos días desde la publicación de nuestra entrada ¿Por qué no te callas? Pero el señor Iglesias vuelve a merecerse el mismo comentario. ¿Por qué no te callas?

Resulta ahora que, en el leal entender del personaje, España no es un país con una normalidad democrática por qué los que cometen delitos van a la cárcel. Es entendible que un partido de corte marxista desprecie al estado de derecho. Al igual que los movimientos independientes, las ideas están por encima de la ley.

Pero un estado democrático de verdad se basa en el Estado de Derecho cuya pieza fundamental es la separación de poderes, y como dijo Montesquieu “Por encima de la ley nadie” No nos sirve que justifiquen que la idea es democracia, no señores míos, la idea será democracia cuando lo quiera una mayoría y sea aceptada por los movimientos que nuestra sociedad tiene previstos a los efectos.

Los presos del llamado “proces” no están presos por sus ideas, lo están por haber llevado a cabo un referéndum prohibido por nuestras leyes y contra el que les advirtió repetidas veces nuestro Tribunal Constitucional (dicho de otra forma, presos por saltarse la ley) y también han sido condenados por utilizar fondos públicos para la comisión del primer delito (delito de malversación de fondos.

Tampoco es del agrado del Sr. Iglesias los artículos 18 y 20 de la constitución, en su parecer, o merecen el derecho al honor los miembros de su partido y de los independentistas. Eso sí, momentáneamente lo extienden al PSOE mientras dure su encamamiento.

Un Vicepresidente de España, que cobra como miembro de ese gobierno no solo provoca el desconcierto en el exterior, en Rusia aún están riendo a mandíbula batiente y piensan que así se las ponían a Stalin.

No se puede excusar el personaje en que tiene dos roles diferentes, el de líder de Podemos y el de miembro del Gobierno. Cuando se es vicepresidente, no cabe distinguir entre un papel y otro, ni se está en campaña según para que cosas.

Aquí caben dos soluciones que se deben tomar de manera urgente. O el Señor Iglesias, en un acto de coherencia con sus ideas, dimite y pasa a la oposición para lograr que en España haya una democracia plena y normal, o el Señor Sánchez promueve una inmediata crisis de gobierno y expulsa a D. Pablo y su consorte para proteger la estabilidad de su propio gobierno y de nuestro país.

Sr. Sánchez, la pelota está en su mesa..

Mi admirada y apreciada Ministra de Trabajo… que ocasión más grande has desperdiciado para tener la boca en modo stop.  Es usted muy buena en lo suyo, pero cuando la entra la vena de partido me suelta usted cada coz…

Si quieres opinar, entra en el foro a este debate: Pincha Aquí

Si quieres dar tu opinión...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.